dolor_de_rodilla

¿Por qué te duele la rodilla?

Una de las afecciones más comunes entre los adultos es el dolor de rodilla, tanto en los hombres como en las mujeres. Con el paso de los años, nuestras articulaciones se van desgastando, y también por consecuencia a nuestras rutinas diarias, puede aparecer este dolor, así como incapacidad para correr, andar, o simplemente movernos.

Cuando se superan los 60 años, las lesiones de rodilla se trasforman en afecciones degenerativas tan dolorosas e incapacitantes como la artrosis, una enfermedad que afecta a un 90% de los ancianos mayores de 80 años.

Conocer las causas que originan el dolor de rodilla es muy importante para prevenirlo. De esta forma, podremos corregir algunos malos hábitos que originan dolor en las articulaciones de la rodilla.

Causas del dolor de rodilla

El dolor de rodilla puede venir derivado por muchas causas, pero, os hablamos de cuáles son las más comunes:

  • Sobrepeso y obesidad: el exceso de kilos recarga de presión esas articulaciones, deforma los cartílagos, provoca que se desgasten antes, etc. La obesidad y el sobrepeso no son nada buenos para la salud en general y, como vemos, tampoco lo son para tener nuestras rodillas sanas y sin dolor el mayor tiempo posible.
  • Una vida sedentaria: Al pasarnos la vida sentados en casa, en el trabajo, en el coche, en la Universidad…, nuestros músculos van perdiendo ese tono y fuerza necesarios para proteger las delicadas articulaciones de nuestras extremidades inferiores y superiores.
  • La edad: El paso del tiempo hace que los cartílagos de nuestra rodilla, los meniscos, vayan perdiendo agua y, así, perdiendo esa elasticidad y flexibilidad necesaria para hacer con seguridad todos los movimientos que le exigimos a nuestra rodilla al correr, caminar, agacharnos, etc. Ese desgaste y pérdida de hidratación puede producir diferentes lesiones que, por supuesto, producen inflamación que se traduce en dolor de rodilla.
  • Deportes muy agresivos: Esquí de alta montaña, maratones, fútbol, balonmano, tenis… En este tipo de actividad física las articulaciones de la rodilla sufren especialmente y si el deporte se practica sin control o de forma demasiado intensa se suelen producir importantes lesiones que se traducen en lo de siempre: un intenso, irritante y molesto dolor de rodilla.
  • Zapatos de tacón: Es un importante factor de riesgo para las articulaciones de la rodilla. Las rodillas están continuamente flexionadas en una postura nada natural, pero necesaria para mantener el equilibrio, pasitos muy cortos para no caerse de las “alturas”… Hábitos posturales y de movimiento que no le hacen ningún bien a las cargadas articulaciones de nuestras doloridas rodillas.

En la farmacia estaremos encantados te ayudarte si tienes alguna duda o pregunta. Te esperamos tras el mostrador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *